Tarot telefónico sin gabinete

Si hay un arte adivinatorio que es apreciado por todos aquellos que acuden a una consulta o llaman por teléfono a un determinado número ese es el de las cartas. Muchas veces habremos escuchado decir aquello de “me han echado las cartas” o “aquella tarotista es muy buena echando las cartas”, pues es algo real y que tienen un cumplimiento en el tiempo.

Pero debemos saber que las cartas tienen toda una tradición en tras ellas y una Historia que viene marcada por siglos de perfeccionar un sistema que ya, desde la más lejana antigüedad se encontraba al alcance de todo el que quisiera formular sus consultas. En la actualidad la fórmula más respetada y fiable es el tarot telefónico sin gabinetes.

Se cree que el arte de leer el futuro en las cartas se debe al saber que introdujeron los antiguos egipcios en un juego de ilustraciones que escondería en ellas las pautas maestras del libro de Thoth, un libro sagrado de importancia suprema que, de forma críptica, escondería este texto. Su versión corta sería un juego de 78 cartas que tendrían el poder de decir el futuro a aquel que se acerca a ellas.

Las cartas del tarot siempre han despertado una particular fascinación entre todas aquellas personas que han querido saber que les pasará el día de mañana mediante ellas y las manos expertas de una persona que, a base de conocimiento y experiencia, ponen en alza lo complejo que es saber interpretar de forma correcta y concreta lo que sale en ellas y como se relacionan con otras.

La persona que sabe leer las cartas y es buena y fiable prefiere hacer su labor de forma silenciosa, aislada de grandes campañas publicitarias que, en muchas ocasiones, sólo esconden a gabinetes que están más preocupados de ver cómo le van a sacar su dinero que de la predicción del futuro. Porque es una materia que debe manejarse con mucho cuidado y donde las personas deben saber que si no es tarot real o videncia de verdad la que hacen y se lo inventan pues están perjudicando al consultante en su vida, eso es muy grave.

Hay tarotistas con más de 20 años de experiencia en este sector y ellas mismas dicen que aún no han aprendido todo sobre el mazo con las cartas adivinatorias. Que no le engañen: el buen tarot profesional sin gabinete es que debe tener siempre con usted que es el que le ofrecemos.

Por ello cuando se cae en un Call Center que es llevado por un gabinete debemos desconfiar o anular la llamada. Esto es así porque son empresas que no tienen el mínimo de interés por usted o lo que le. Preocupa o de como se le puede ayudar. Usted no le importa sólo su dinero. Por ello lo ideal es no incentivar ni acrecentar el poder que tienen ya.

Son muy identificables pues hacen grandes despliegues publicitarios donde, incluso, prometen que tal o cual tarotista o vidente famoso le atenderá personalmente para, cuando llama, siempre “está ocupado, le pasamos con otra persona”, y que esconde lo que son: un engaño.

Se les puede identificar con facilidad pues bastará con prestar atención a las marcas sonoras que nos deja: una centralita que nos atiende y toma los datos haciéndonos esperar, todo muy profesional; se escucha ruido de fondo, de personas que están haciendo la misma labor de predicción -o lo intentan- sobre consultantes que entran por teléfono; las predicciones -si llama mucho a estos números se suelen repetir-; tienen acento de otros países y nos hablan hasta con palabras de esos lugares. Todo eso debe invitarnos a desconfiar.

Por todo ello debemos siempre tener en cuenta que somos nosotros los que llamamos y decidimos quien queremos que nos atienda y quién no y si caemos en manos de desaprensivos lo normal es que no haya tarot o videncia real y que sólo perdamos nuestro tiempo y nuestro dinero.

Por ello es fácil informarse de quienes son los buenos y quienes trabajan para gabinetes. Siempre -como consejo que damos- hay que llamar a números que inspiren confianza, que le hablen claro, que le digan las cosas como son; si puede ser que esté recomendado por amigos o familiares que siempre creará un cordón de seguridad y sabremos que es experto o esa vidente nos la ha recomendado alguien que ya ha llamado y que tiene toda nuestra confianza.

Llamar a un vidente y tarotista de confianza es un seguro de que lo que nos van a decir es correcto y sucederá en nuestra vida.

Tarot por teléfono

En plena época de la Comunicación, en pleno siglo XXI, donde las vías de contacto y forma de contactar son casi inimaginables con aplicaciones, mensajería y demás, tenemos una herramienta en el bolsillo que nos hace poder estar en contacto directo con ese futuro tan importante para nosotros.

Porque el futuro está escrito, el destino es como las hojas de un libro, sólo hay que pasarlas para que llegue allá donde el soporte es el Tiempo y nuestra vida. Por ello el tarot por teléfono es uno de los mejores sistemas que tenemos en la actualidad para acceder a este tipo de servicios.

La tarotista particular, la que no trabaja con gabinete, será que siempre estará para nosotros y de la que sabemos que tiene la honestidad por bandera, la sinceridad de lo que nos dice y la fiabilidad de quién sabemos que acierta. ¡Qué importante es eso! Nuestras profesionales tienen todo eso que ofrecerle por que han sido cuidadosamente seleccionadas para usted y su beneficio.

Igualmente le pueden decir que es vidente y tarotista, esto es también crucial y en ese orden pues la videncia de nacimiento es la única que existe ya que es una gracia que nos se puede aprender, que no se puede leer, que no se puede adquirir en un cursillo, o se tiene o no se tiene. El vidente puede ser tarotista pero el tarotista no puede ser vidente. Nuestras profesionales son las buenas que aúnan ambas capacidades.

Tienen años de experiencia y con ellas vamos a encontrar las respuestas que deseamos a todas nuestras inquietudes y dudas, a esa desconfianza que nos puede generar una persona o una situación. En función de lo que ven, de lo que se relaciona en las cartas, podrán orientarnos con acierto hacia lo que podemos hacer siempre sabiendo que es algo que debemos hacer personalmente y no dejarlo todo a lo que ellas nos digan pues sólo es una guía, una orientación.

El auténtico tarot serio sin gabinete es el que nos va a ofrecer las respuestas que queremos saber, en él encontraremos respuestas y también la guía a tomar, el camino a seguir.

Las consultas de tarot telefónico sin gabinete han crecido mucho en estos años pues son muchas las personas que no quieren caer en manos de empresas que engañan sino en manos de aquellas expertas que les mueve la verdad y las ganas de ayudar a otras personas.

Vidente real

Tarot y videncia suelen darse, en muchas ocasiones la mano, porque ambas tienen el mismo fin: poder decirle a una persona todo aquello que puede acontecer en su vida en un periodo determinado de tiempo, a corto, medio o largo plazo.

El vidente real puede tener conocimientos en las cartas y el arte de leerlas de forma que es un tipo de tarot económico pero también estas profesionales son consideradas como tarotistas fiables libres e independientes, sin lazos a empresas que sólo quieren hacer negocio y no les preocupa la gran labor personal y social que se realiza.

Los gabinetes de tarot son rechazables por todo consultante que no quiere que le engañen, así si se localiza uno de estos que dicen aquello de “gabinete atiendo personalmente” hemos de desconfiar pues, lo más seguro, es que se trate de una burda mentira. En nuestro servicio de tarot somos honestos y sinceros, baratos y miramos siempre por usted.

Así en nuestro tarot sin gabinete atiendo personalmente a todo aquel que desee saber todo cuanto le va a pasar en las diferentes ramas de la vida desde la salud (sin salud ya podemos tener todo que no se hace nada sin ella), la familia, el trabajo o la pareja.

En casos muy específicos se hacen apartados concretos que sólo van a hacer predicciones en torno a un tema puntual, es el llamado, por ejemplo, tarot del amor; es una consulta específica en la que las dudas, el camino a seguir, la posible infidelidad, la conveniencia o no de una persona, quedará resuelta por nuestra profesional allá donde, nuevamente, la decisión debe ser nuestra.

Toda aquella persona que, en verdad, quiera actuar por y para su felicidad debe hacerlo consultando a profesionales que en verdad lo sean, así el tarot telefónico sin gabinete es la respuesta honesta, certera y fiable para saber todo eso que nos inquieta y que nos pondrá en el buen camino con buenas decisiones.